NUESTRA TIERRA

Nuestro olivar se encuentra en la comarca de Los Monegros (Huesca), atravesado por el meridiano de Greenwich, punto exacto que divide los dos hemisferios, oriental y occidental. Nos encontramos en un punto geográfico estratégico al sur de los Pirineos equidistante a Zaragoza, Huesca y Lérida, en la localidad de Villanueva de Sigena.

En Los Monegros arraiga desde tiempos inmemoriales la tradición olivarera mediterránea que convive con una naturaleza privilegiada por su rica biodiversidad. La asombrosa variedad de fauna y flora de este entorno natural lo convierte en el hábitat más diverso de Europa. Miles de aves y otras especies de fauna y flora, muchas de ellas protegidas, acompañan en perfecta simbiosis a nuestros olivos ayudando a su floración y crecimiento.

Leer más

La comarca donde nos encontramos es un paraje de gran interés biológico y paisajístico. Los Monegros presenta unas particularidades climáticas y geológicas que hacen de esta zona un territorio único en Europa por su gran biodiversidad. Con más de 5400 especies descritas, la mayoría de ellas endémicas de la zona, constituye el hábitat de mayor diversidad de toda Europa.

La vida en estas lagunas de condiciones únicas es prácticamente desconocida y se estima que el 35% de la vida detectada supondría especies nuevas para la ciencia. Estas especies capaces de vivir en condiciones extremas imposibles para otros seres vivos tienen un potencial de aplicaciones biotecnológicas incalculable que convierte a Los Monegros en un lugar natural excepcional y de gran relevancia científica que es preciso preservar.

La vida de la escasa población de esta comarca árida es dura por las circunstancias climáticas y del terreno. Sin embargo, las gentes de Monegros han sabido extraer los recursos que nos ofrece esta tierra y respetar su entorno en un perfecto equilibrio con la naturaleza que es nuestro deber mantener y fomentar.

Tierra de historia, arte y ciencia

El paisaje sigenense desprende color y vida, se empapa del olor penetrante y generoso de las plantas aromáticas donde el olivo crece robusto y sano. Sus colores tornan del azul del cielo diáfano y luminoso a las nubes blancas, impolutas, capaces de mudarse a tonos rojos de oro y fuego en los ocasos y amaneceres.

Los Monegros es un paraje singular y místico que esconde grandes tesoros naturales pero también artísticos e históricos. Esta tierra vio nacer a Miguel Servet, ilustre científico y humanista educado en el majestuoso Monasterio de Sigena, panteón real y archivo de la Corona de Aragón.

Leer más

El origen de Villanueva de Sigena data del siglo XII, durante el reinado de Alfonso II “El Casto” y Doña Sancha. La villa fue fundada a raíz de la construcción del Real Monasterio de Santa María de Sigena y se convirtió en centro del poder político y espiritual de la Corona de Aragón durante más de dos siglos. En 1931 le fue otorgado el título de Villa en atención al privilegio de haber sido la cuna del ilustre científico y humanista Miguel Servet.

Miguel Servet, (Villanueva de Sigena, 1511 – Ginebra (Suiza), 1553) marcó un hito en la historia de la medicina al describir por primera vez la circulación pulmonar. Fue condenado a morir quemado en la hoguera, junto a sus libros, acusado de herejía por Juan Calvino, padre de la Reforma protestante. Además de sus importantes descubrimientos científicos, Miguel Servet sentó las bases de la libertad de pensamiento y expresión de ideas proclamando ya en el s.XVI que “ninguna autoridad eclesiástica o civil tiene derecho a imponer sus creencias ni a limitar la libertad de cada uno a tener y exponer las suyas”

Territorio único en Europa por su gran biodiversidad

Esta zona esteparia conocida como “el desierto de Europa” sorprende por su gran riqueza ornítica. Las lagunas de agua dulce y salada que salpican la zona son el hogar de especies de aves acuáticas en peligro de extinción como el avetoro y cada año reciben la visita de miles de aves migratorias de gran belleza como grullas y garzas imperiales que ofrecen al atardecer un fascinante espectáculo visual y sonoro.

Además de ser un paraíso para los amantes de la ornitología, en Los Monegros vive una importante población de reptiles y pequeños mamíferos adaptados a las duras condiciones de la estepa y sus lagunas son nichos ecológicos que albergan una biodiversidad microbiana sin igual.

El paisaje sigenense desprende color y vida

Email this to someoneShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario.Política de Cookies

Más información.

ACEPTAR